Edición N°7

MUCHO OJO AL REGLAMENTO

 

PREPARANDO EL CONCRETO

 

Uno de los factores que determina un comportamiento satisfactorio de las edificaciones, es la calidad de los materiales utilizados en su construcción, sobre todo de aquellos que se colocan en la estructura. Por ello, esta vez nos ocuparemos del concreto.

 

El Reglamento Nacional de Edificaciones dice lo siguiente:
"No se deberán utilizar materiales contaminados en la preparación del concreto".

 

Esto significa que los materiales deben estar limpios, no impregnados con polvo o sustancias químicas (salitre, sales), ni mezclados con otras materias (Ver Figuras 1 y 2), que no son propias del material.

 

Esto significa que los materiales deben estar limpios, no impregnados con polvo o sustancias químicas

 

Veamos un ejemplo práctico. Si tenemos piedra de zanja similar a la presentada en la Figura 1, y la utilizamos en la preparación del concreto para los cimientos corridos, lo que sucederá es que la pasta de cemento de la mezcla no se va a adherir (pegar) directamente a la piedra, sino a la delgada capa de impurezas (polvo, restos de tierra, etc.) que se ha formado alrededor de ella, como producto de la contaminación a la cual ha estado sometida. Esto bajará notablemente la calidad del concreto de la cimentación (Ver Figura 3).

 

Esto bajará notablemente la calidad del concreto de la cimentación.

 

No debemos olvidar que la cimentación corrida es parte de la estructura de una vivienda, que tiene que soportar el enorme peso de la edificación.

 

En nuestro país, hay familias que compran sus materiales de a pocos, y los van guardando hasta que empiece la construcción de sus viviendas. Pero si estos no han sido protegidos, es probable que estén contaminados. Si tu cliente te entrega una piedra de zanja sucia, deberás lavarla con agua potable a fin de eliminar esa capa de impurezas, la cual es perjudicial para la calidad de tu concreto.

Páginas:
-->
comunicado

Estoy de acuerdo No, gracias